La moda hippie: un estilo perdurable 

La oleada juvenil que rompió con lo establecido por la sociedad de consumo devino en el movimiento hippie. La contracultura que predicaba instauró, además, un estilo hippie que iba en contra de la moda conservadora de los años 50′.

Precisamente por esto, en la época de la psicodelia, tanto hombres como mujeres encontraron una moda más informal y atrevida.

Moda hippie: estilo batik

Como oposición a los progresos del capitalismo y las grandes industrias, los hippies creaban su propia ropa con telas naturales teñidas y materiales de flujo libre. A esta moda se le llamó batik.

Igualmente, el calzado tenía un acabado artesanal y consistía en sandalias de tipo rústico y de cuero. No obstante, las mujeres usaban zuecos con tacones de madera por su comodidad y alguna que otra vez, sandalias de cuña o esparto.

Al igual que la bisutería hippie, los bolsos, los suéter, gorros y carteras pintadas eran pintados con la técnica batik. Los sacos tejidos a manos y los tejidos de punto zig zag con diseños brillantes y complicados también estaban de moda.

Así mismo, las bufandas de lana o acrílico, las chaquetas, guantes, sombreros, turbantes de chenille tejido y boinas multicolores, eran parte de esta estética.

Estilo étnico

Cada año resurgen tendencias que, por su continuidad en el mercado de la moda, se vuelven imprescindibles. Tal es el caso del “Estilo étnico”. 

Inspirado en culturas latinoamericanas, africanas y orientales, toman como base lo exótico y la explosión de colores. Por tanto, con este “look” conseguimos un aspecto casual, juvenil, fresco y por supuesto, bohemio.

El estilo étnico, mezcla prendas artesanales con modernas, y puede variar desde materiales hasta complementos, pasando por las prendas en conjunto. Las joyas imprimen elegancia al estilo y ayudan a disfrutar de un vestuario y diverso. Predominan los estampados tribales, las combinaciones de prendas de lana, flecos, algodones, abalorios y, sobre todo, los colores tierra, mostaza, burdeos o azules. 

Tendencias hippies

Se popularizaron las faldas de campesina largas, sueltas y floreadas, los pareos de teñido anudado, los chales españoles, al igual que los ponchos y los tops gitanos hechos con telas de gasa. Los vestidos hippies fueron populares en la época: vestido Granny de cuello alto y los maxi-vestidos.

De igual forma la moda masculina siguió de cerca a la de la mujer con túnicas holgadas, pantalones hippies acampanados, y colores vivos y brillantes. Adoptaron, además, prendas de estilo militar como los pantalones cargo y las chaquetas.

En las prendas, eran comunes los estampados exóticos, coloridos y tropicales, como alusión a la psicodelia.

De la misma manera que se retiraron de la vida citadina, ruidosa y contaminada, adoptaron algunas modas campesinas caracterizada por encajes calados, trenzas de sirena de talla grande, baberos falsos, mangas de ángel y mangas acampanadas.

Era la época Swing, los pelos largos instaurados por The Beatles. Pero los hippies decidieron ir más allá. Tanto hombres como mujeres se dejaban el pelo más abajo de la cintura. Lo del sexo masculino también dejaron crecer sus barbas abundantemente.

De esta manera, las mujeres se adornaban el cabello con flores o diademas naturales hechas de plantas entrelazadas. Siempre imitando las tribus indias americanas. En ocasiones se llevaba suelto o trenzado.  Estas, podían ser lateral o trenzas de tres cabos entre la melena suelta. Los pañuelos estampados y los sombreros de ala ancha, también eran dos clásicos.

Influencias foráneas: uyuni

El movimiento hippie rechazó el nacionalismo como una manera de protestar en contra de la política norteamericana. Por tanto, se acercaron a las culturas orientales, no solo en su filosofía, sino también en su manera de vestir. En ocasiones, también a la era victoriana.

Debido a esto, muchas blusas y camisas gitanas estaban influenciadas por diseños de la era victoriana, como las prendas semi-opacas hechas con manta de cielo.

Aparecieron así las chaquetas nehru, las togas largas y sueltas, los caftanes, los muumuus y los kimonos, provenientes de India, África y Asia.

De manera general, las chaquetas acolchadas chinas o tibetanas y los chalecos con sisa cuadrada con estampados combinados eran populares, al igual que los vestidos voile de algodón importados de la India en colores vivos y brillantes. A esta moda hippie se le llamó Uyuni, una moda alternativa que imitaba los adornos y complementos étnicos.

Aunque intentaban confeccionar la mayoría de las prendas que vestían, era imposible escapar a las que se importaban o compraban en los mercados.

Más allá de los setenta

El estilo que hizo célebre a la contracultura hippie se convirtió años más tarde en un objeto de consumo.

Los medios de comunicación enaltecieron al movimiento y lo transformó en una propaganda más. No obstante, después de su “muerte”, continuó influyendo en la sociedad.

Entonces, la industria de la moda se adueñó de su estética y la llevó a las tiendas. Grandes marcas lucieron sus diseños inspirados en las creaciones hippies.

Como consecuenia, los símbolos de los 60 se convirtieron en moda, y después de haberse asentado en la sociedad estadounidense, se evocaron como parte importante de las posturas retro.

Como parte de esa moda hippie de los años 60, permanecen en el mercado mundial prendas como:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *