Fiestas hippies: de vuelta a los 60′

¿Quieres hacer una fiesta divertida y diferente? La temática hippie es tú mejor opción. Precisamente, porque la década del 60 fue una época de apertura a nuevas experiencias, el rock, el twist, la lucha por la paz, el feminismo, los movimientos sociales, la revolución de los jóvenes.

Decoración de una fiesta power flower

Primero necesitamos un ambiente acorde con el movimiento hippie. Por lo que en una fiesta hippie no pueden faltar las guirnaldas de colores llamativos, los carteles con símbolos de la paz y las banderas con los colores del arcoíris.

También es posible reciclar los collares hawaianos que se utilizaron en el verano pasado. Quizás dos o tres lámparas de lava y por supuesto, los atrapasueños. Los inciensos no pueden faltar, pues crean un ambiente de paz y amor.

Una furgoneta Volkswagen sería una excelente idea, ya que los hippies nómadas viajaban en ellas. No olvides decorarla con flores. Incluso, puedes poner cojines por todo el suelo cojines, tal y como lo hacían los hippies en los desamueblados apartamentos de San Francisco.

Debes tener presente que la decoración tiene que ir a tono con la psicodelia y los diseños caleidoscópicos, propios de la cultura pop y el movimiento hippie.

Música

En esos años el rock fue el estilo que predominó. Así que, haz una playlist donde incluyas: The Beatles, Janis Joplin, Pink Floyd, The Rolling Stone, Jimmy Hendrix, The Mamas & the Papas y Bob Marley y todos aquellos que fueron artistas famosos de la música hippie.

Comida

En una reunión de este tipo no puede faltar la comida. La cultura hippie se conoció por su influencia en el movimiento ecológico de la época, así que todo lo que vayas a preparar debe ser natural. Zumos y batidos de frutas estaría bien. Los vegetales naturales no pueden faltar. Una comida sana hará que los invitados se sientan como verdaderos hippies.

Disfraz Hippie

Algo falta en esa fiesta. ¡Por supuesto! Un disfraz. La moda de los 60′ impactó en los jóvenes, que intentaron desde sus estilos, romper los cánones de la época. Lo mejor es que esa estética ha vuelto como parte indisoluble de la moda actual.

Entonces, no pueden faltar en tu disfraz los tonos marrones y colores como el verde o el azul, con estampados de flores. Asimismo, el estilo étnico relacionado con la cultura oriental. Las minifaldas, los pantalones acampanados y las chaquetas militares. Los colgantes con símbolo de la paz o el arcoíris. Las pelucas bien largas o remeras teñidas.

Si no quieres ponerte una peluca, suéltate el pelo, hazte unas trenzas y adórnalo con flores. ¡Eso no falla!

Lo mejor de todo eso es que: ¡los disfraces se pueden hacer en casa! Con una vieja camiseta de algún color atractivo, un pantalón que ya no uses y algún que otro vestido largo. La cinta que tienes guardada puedes usarla para adornar el pelo o la cintura. Unas grandes gafas de sol, también son útiles…y, si no encuentras pulseras anchas y aros grandes, como prendas, puedes pintarte en el rostro un símbolo de la paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *